viernes, 12 de junio de 2015

LA RUTA DE LOS HEROES


BARÇA lo volvió a hacer. Ningún equipo europeo había podido repetir la hazaña del triplete: ganar la Liga, Copa nacional y Champions en un mismo año. Y es que competir en tres carreras distintas al mismo tiempo es harto difícil.

Años atrás tuve la oportunidad de escuchar en la tele a un médico deportivo que catalogaba a los jugadores de fútbol de primera división como "superhombres". El profesional basaba tal exageración en una premisa física: correr al máximo alternándolo con paradas bruscas y arrancar nuevamente a lo largo de 125 minutos máximos de un partido con prórroga, está al alcance de pocos. 
Pero cumplir esta tarea mientras reciben empujones, patadas, golpes más que ocasionales y sufriendo revolcones, es heroico. Si a ello agregamos que el jugador debe mantener su capacidad mental para analizar situaciones mientras corre y disputa el balón, necesitará contar con una superioridad física y mental excepcionales que muy pocos poseen. Esos son los campeones; los demás, por muy buenos que sean manejando la pelota, se quedan atrás y fracasan.

En el caso de los tri-campeones, tales dificultados se multiplican cuando los equipos logran mantenerse dentro de tres competiciones paralelas: Liga, Copa y Champions. Y si bien la Liga es la más extensa, las dos últimas se juegan por eliminación, lo que convierte cada partido en una batalla a vida o muerte y promueve el contacto fuerte, con lamentables consecuencias, por no hablar de ciertas agresiones intencionadas que buscan debilitar algunas posiciones del oponente.

En la Temporada 2008 - 2009 el F.C. Barcelona conquistó el primer triplete de su historia, seguido de otras tres Copas: Super Copa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes. Con ellas sumaron los 6 galardones que erigió al BARÇA en el único Club que ha logrado la hazaña a nivel mundial.
Incluendo la Liga 2014-2015, los ganadores del Triplete (Copa, Liga y Champions) han sido 8 equipos, ninguno repitiendo salvo el F.C. Barcelona:




        Celtic FC, Escocia,              1967
      
        PSV Eindhoven, Holanda,   1968 
   
        AFV Ajax, Holanda,            1972

        Manchester U. U.K.             1999 

        FC Barcelona, Cataluña,      2009     (Año de las 6 Copas)

        FC Internacionale, Italia,     2010 
   
        FC Bayern M. Alemania,     2013

        FC Barcelona. Cataluña,      2015

Como podemos ver, solamente 5 países han logrado ganar las tres competiciones anuales de Europa: Inglaterra, Escocia, Holanda, Italia y Cataluña, esta última con la exclusiva de dos oportunidades. Tal historial y los 27 títulos nacionales e internacionales alcanzados en la década que concluye, nos convierte indiscutiblemente en el mejor club de fútbol del mundo. 



¿Es este nivel fútbolistico reconocido en Europa? Indiscutiblemente SÏ. Desde hace más de 8 años el Barça ha sido definido como el mejor club deportivo del mundo, no solo por sus trofeos, también por su filosofía de juego, deportividad y personalidad de sus jugadores. Unido a ello, por su escuela deportiva, La Masia, que entrena e educa deportistas de diversas disciplinas desde la niñez.
Solamente España y sus instituciones oficiales y deportivas desconocen los méritos al F.C. Barcelona. En ocasiones es también perseguido con saña, diríamos que odiado por sus éxitos. Ello se debe a que uno de los equipos de la Capital del Reino es el club oficial del Estado. En sus instalaciones designan a los Ministros, trazan políticas, acuerdan negocios, establecen los canales de la corrupción política y crean la realidad española.
Esta circunstancia lleva a situaciones de un absurdo increíble, tanto así que fuera de España se ve cual una situación folclórica. Nadie puede creer, por ejemplo, que en las dos últimas temporadas la Liga Española haya evitado nombrar "Jugador del Mes" a cualquier jugador del Barça, que la Directiva del Club sea acusada penalmente de evadir impuestos en el fichaje de Neymar, o que a Lionel Messi pretendan juzgarlo penalmente por errores en su declaración de impuestos, a pesar de que el Club y el jugador hayan corregido las discrepancias con Hacienda inmediatamente, pagando las diferencias antes de analizarlas en profundidad. La explicación de tales exabruptos es simple: así es España, desgraciadamente. 

Pero lo que España no puede hacer es impedir que el F.C. BARCELONA siga triunfando, sumando copas y trofeos en su historial y llenando el Museo de curiosos que vienen desde los 5 continentes para admirar sus éxitos. Tampoco puede impedir que los grandes estrellas deportivas que juegan en el Camp Nou, como Puyol y Xavi, terminen su carrera en el Barça y sean despedidos como héroes. Que se alejen dejando las puertas abiertas sin decir "Adios" sino "Hasta luego".



viernes, 29 de mayo de 2015

CHIFLEMOS Y AL QUE NO LE GUSTE QUE SE JODA Y SE AGUANTE



Este sábado 30 de Mayo se jugará la Final de Copa (la mal llamada Copa del Rey) en el Camp Nou. Los finalistas son el F.C. Barcelona y el Athletic de Bilbao, dos equipos amigos aunque bravos contendientes, respetuosos del buen fútbol, uno más físico, el otro más técnico, y demostradamente sabedores del buen ganar y del buen perder. Somos viejos amigos, como podemos ver en las calles de barcelona, donde vascos vestidos de rojo y blanco, campean a sus anchas abrazándose y tomando cerveza con los culés del Barça.

Que la justa se celebre en el Camp Bou es otra burrada digna de la Liga Española, incapaz de designar un estadio ajeno a ambos equipos. También es otra demostración de la cerrazón mental del Real Madrid, cuya negativa a permitir que Barça y Athletic jueguen la Copa en su cancha, lugar equidistante entre para ambos equipos, solo agrega desprestigio internacional a su ya deteriorada historia.

A pesar de la controversia, el tema futbolístico que llena los espacios de la tele y columnas impresas en España es la diatriba sobre la pitada olímpica que Felipe VI y el Himno de España recibirán del público asistente. Será inevitable, por más que multipliquen las amenazas desde todos los ángulos. 

Hasta el Presidente de la Liga, un personaje de nombre Javier Tebas, con doctorado en "Imbecilis Sumum", ha manifestado alarma ante la posible pitada y exigido sanciones para quienes rechiflen al unísono las "gloriosas" notas marciales del Himno español. Por si fuera poco, también están exigiendo multas contra los equipos participantes en la Final de Copa. Suerte tenemos de que Fernández Díaz no haya tomado partido todavía porque recetaría la pena de muerte preventiva.
 
OTRAS MEDIDAS PREVENTIVAS:

No podría evadir mi responsabilidad en la crítica si no aportase también soluciones que resuelvan el conflicto. Me responsabilizo por cualquiera  que pueda ser adoptada:

1.- Si fuésemos razonables los himnos que abrirían este evento serían los de los países representados: Cataluña y País Vasco. Las notas de ambos himnos serían acompañados con entusiasmo, de viva voz por los asistentes, lo que impediría la rechifla anunciada. 
    2.- Si lo anterior ni fuera posible, pongan letra al Himno de España para que la gente, en vez de pitarlo, cante.

    3.- Cambien el nombre del Torneo para eliminar la mención del Rey. Podría llamarse Torneo Estrella, Copa Eliminatoria u otro adjetivo ajeno a un origen que resulta francamente repulsivo en ciertas regiones de la Península.

    4.- Eliminen el Final de Copa. Simplemente echen a suerte al ganador empleando algún sistema francés o noruego pero no español, porque aquí harían trampa.

    5.- Instalen un sistema masivo de cosido de labios a la entrada del estadio para impedir que la gente protagonice una rechifla.

    6.- Siguiendo el viejo ejemplo de RTVe, pueden silenciar y filtrar el sonido del público para que únicamente las "gloriosas" notas del Himno de España salgan al aire. Conjuntamente con el punto anterior, podrían instalar un programa computarizado que cambie las banderas vascas y catalanas desplegadas en el público, por "gloriosas" banderas de España. Este detalle se traducirá en alegría para la extensa audiencia latinoamericana, que podrá recordar los maravillosos y felices años de la Colonia y la Inquisición, a manos de Costés, Aguirre, Pizarro, Ordaz y otros héroes de la cultura ibércia.
    .
    7.- En último caso, se me ocurre que podría jugarse el Final de Copa con el estadio vacío, sin retransmisión, ni público, ni pitos, ni banderas. Una compañía de la Benemérita, armada con metralletas, estaría desplegada sobre el césped, por si algún jugador tuviere la desgraciada ocurrencia de exhibir una bandera enemiga. Al que lo hiciera, le regarían con dos ráfagas y sería reemplazado por otro jugador de patriotismo más confiable.

    Podemos prever que la presente será la última competencia de la Copa del Rey, ya sea por decisión deportiva o por defenestración política. Sea cual fuere la razón, debemos recordar que en la España tradicional siempre han preferible acabar con el deporte que soportar la expresión de los oprimidos. 



    Pero mientras llega el cambio histórico, disfrutemos lo que aún nos queda y cuando vayamos al Camp Nou agitemos la senyera y la ikuriña, gritemos y rechiflemos cuanto nos plazca, hagamos hablar los pitos, desplemos las banderas que queramos y hagamos lo que nos de la gana sin causar daño al vecino. No nos preocupemos de las críticas e insultos que vendrán desde España cualquiera sea el caso, porque al final lo que importa es disfrutar el partido y al que no le guste, que se joda y se aguante.

    lunes, 18 de mayo de 2015

    BARÇA: EL MEJOR DEL MUNDO ANTE EL RETO DE REPETIR SU HISTORIA




    Una en el saco y dos por llegar. Me refiero a las competencias en las que el F.C. BARCELONA, BARÇA para los habituales, está inmerso. Claro que, además de las dos competiciones que anunciamos, Copa del Rey y Champions, hay más. Veamos el listado total de posibles trofeos a lograr en 2015 y la situación del Club en cada competición:



    Liga de España:   Ganada este 17 de Mayo.

    Copa del Rey:   Finalista con el Athletic Club de Bilbao

    Super Copa de España:  A disputar con el Campeón de Copa 

    Champions:  Pendiente de la Final con el Juventus de Turín

    Super Copa de Europa:  A disputar con el que gane la Liga de Europa

    Mundial de Clubes:  Depende de Champions






    En el partido de Semifinales, durante el cual eliminamos a Bayern, el BARÇA demostró una calidad futbolística aplastante. La opinión general aseguraba que Barça y Bayern eran los dos equipos fuertes. Juventus y Madrid los débiles. 

    La Dirección del club madrileño supo asegurarse una eliminatoria fácil, aunque Juventus hizo valer su condición de equipo italiano para eliminar a los merengues. Hace más de 25 años que el R.Madrid no es capaz de doblegar a ningún equipo italiano.

    El equipo catalán, integrado por tantas estrellas que es difícil enumerarlas sin el riesgo de cometer alguna injusticia por omisión, sigue empleando la táctica del toque preciso y combinaciones maquiavélicas dentro del área enemiga, hasta meter esos goles de precisión que tanta admiración despiertan en todas partes. 

    La Dirección de Luis Enrique, ex jugador del Barça, ha sabido respetar la tradición y aprovecharla para conducir el equipo por derroteros de éxito. El Entrenador constituye una ratificación de la política BARÇA: ocupar las posiciones claves, ya sean jugadores o Técnicos, con gente de la Casa, formados en La Masía o ex jugadores con tradición barcelonista. En este sentido es interesante recordar cuántos partidos de liga ha afrontado el Barça con TODOS los jugadores en el campo y el Cuerpo Técnico formados en La Masía.



    Así pues, auguramos un final del 2015 exitoso. Estamos seguros de los títulos que restan para acumular los 6 trofeos mundiales. Casi todo depende de lo que suceda en Champions, cuya Final se luchará en Berlín a comienzos del verano. Pero nos sentimos muy confiados en la calidad y técnica de nuestros jugadores, su capacidad asociativa y la confianza ciega en las decisiones de su Entrenador. Esa combinación de virtudes nos permitirá repetir la gesta histórica y única hasta el presente: ganar en un mismo año todos los trofeos del Mundo del Fútbol.











    lunes, 23 de marzo de 2015

    LA HUMILLACION DE LAS HIENAS

    Que nadie se sorprenda ante la evidencia de que un partido de fútbol entre el BARÇA y el R.Madrid no es un evento deportivo. Se trata de una toma de fuerzas entre el club insignia de la Capital del Reino y el de su colonia Cataluña. De ahí la importancia social y mediática del evento, el interés desproporcionado de los voceros oficiales, los comentarios y predicciones previas y sus consecuencias.

    Un partido de fútbol entre el BARÇA y el R.Madrid tampoco es un evento que se desarrolle y arbitre bajo los cánones deportivos aceptados. Se trata de una batalla que debe ganar Madrid a cualquier costa. Sus consecuencias deportivas posteriores pasan a un segundo plano porque la más importante, la humillación del Barça y en consecuencia de Cataluña, constituyen un interés de Estado.
    El partido escenificado este domingo, al que llaman Clásico para diferenciarlo de los otros partidos de la Liga Española, fue una clara demostración del aspecto político del evento. Ambos equipos desarrollaron al máximo sus estilos de juego y estrategias, dejando sentadas sus diferencias conceptuales del juego y competitividad. El Barcelona salió a jugar con pases precisos para llegar al área contraria y apuntar a portería, en clara similitud con el estilo catalán. El R.Madrid empleó su estilo preferido: el juego fuerte, la patada artera, el pisotón y el codazo al cuello, reminiscencias de sus estrategias de conquista y colonización. 

    Es lógico asumir que el arbitraje deportivo existe para garantizar las reglas y preservar la deportividad, lo cual debería garantizar un juego limpio. Eso es así y vale para los partidos normales de Liga, pero el Clásico no lo es. Más importante que la deportividad y las reglas es el resultado y para ello se designó en esta oportunidad al inefable Mateo Lahoz, que se aseguró de que los atacantes del Barça fuesen impunemente y cabalmente machacados por los jugadores merengues desde el primer minuto, antes de tomar medidas contra la violencia. Mateo Lahoz tenía el encargo ineludible de minar la calidad futbolística del Barça para que el R.Madrid pudiera jugar a su antojo.

    La actuación de Mateo Lahoz obedecía a las ordenes directas impartidas por el Gobierno Español al Colegio Arbitral para que éste perjudicase al equipo catalán. Son las mismas instrucciones que ha dado a la Hacienda Pública y Tribunales para perseguir al Barça con cualquier pretexto, pues este equipo de fútbol es el embajador mas prestigioso de Cataluña ante el mundo. Al tiempo que amenazan a sus Directivos con la cárcel, ignoran las fechorías monumentales de toda índole que protagonizan otros clubes, entre ellos el equipo de fútbol oficial del Estado, que además recibe subvenciones oficiales millonarias.









    España no puede permitir que un equipo catalán, el Barça en este caso, se pasee triunfal ante el mundo mientras el equipo insignia de Madrid es segundón. Es la misma filosofía que PROHIBE a deportistas catalanes arroparse con orgullo en su bandera regional, bajo la amenaza de dejarlos fuera del deporte de competencia.

    El partido del domingo transcurrió según el plan oficial, aunque no pudieron evitar que el Barça anotara el primer tanto, que fue empatado port el club blanco antes del receso. Tras el descanso y muchos masajes, los jugadores blaugrana salieron al campo rehechos y culminaron el partido con un gol de fina factura. A partir de ese momento arrecieron hasta el descaro las agresiones personales del R.Madrid, tanto que el árbitro se vio obligado a repartir amonestaciones para evitar una degollina a la vista del mundo. Como era de esperar el partido terminó con tantera de 2 a 1.

    Ganó el Barça y perdió el R.Madrid, pero más allá de este resultado simplista, Cataluña demostró una vez más su superioridad deportiva, como en TODOS LOS DEPORTES, y el Gobierno de España ardió en un cabreo monumental que no pudo ser escondido ni siquiera con la paliza electoral que el Partido Popular recibió en Andalucía este mismo domingo. Ambas circunstancias advierten dos cambios de panorama:

    1- La muy politizada Liga Española será ganada por el BARÇA, aunque rueden cabezas en la Federación y el Colegio de Arbitros.
    2- El Gobierno del Partido Popular ha llegado a su fin, aunque Mariano Rajoy no se haya enterado todavía y deberá empezar a buscar un nuevo escondite, distinto a la conocida cueva de las hienas, para ocultarse de la Ley porque tarde o temprano la Justicia verá la luz en España y ordenará su captura.

    martes, 30 de diciembre de 2014

    REAL MADRID Y LA VIOLENCIA EN EL FUTBOL



    Ha sido necesaria una muerte por violencia en el fútbol para que los comentaristas deportivos afines al Real Madrid se den por satisfechos. Que el crimen haya tenido lugar a causa de una batalla campal en Madrid, entre seguidores del Atlético y el Depor, poco importa, menos aún que la filiación de la víctima. Lo importante era generar una noticia de impacto, algo que le de prestigio a aquellos programas deportivos que exploten la noticia y le saquen sangres en caliente para fomentar el deporte y subir la audiencia.

    "Vaya exageración" aducirán algunos periodistas, "Infamias" alegarán otros, pero ninguno podrá negar que la fuente de la violencia en el fútbol está en los programas deportivos de España y en el Santiago Bernabeu. Probado está y con demasiada frecuencia, que el equipo más violento de España es el Real Madrid. 

    Con excesiva frecuencia los partidos del Real Madrid, especialmente cuando pierde, terminan en tánganas y algunos de sus jugadores, entre ellos Pepe, Marcelo, Arbeloa y Sergio Ramos entre otros, se han hecho acreedores a una bien ganada fama de violentos y malintencionados en sus faltas contra sus oponentes en el campo de juego. Entre los muchos equipos cuyos partidos con el Real Madrid han terminado en tánganas colosales, podemos mencionar al Celta, Getafe, Barça, Atletico Madrid, Levante...

    No podemos olvidar la actitud de Mourinho en la banqueta del Real Madrid, dando mal ejemplo de violencia y ausencia de deportividad. Día tras día exigía a sus jugadores que tiraran a romper, inclusive cuando los adversarios estuviesen tendidos en el suelo. El propio Mourinho dio ejemplo vivo de agresividad durante un partido contra el Barça, atacando cobardemente por la espalda al segundo entrenador blaugrana para meterle el dedo en un ojo, al concluir un partido que había perdido el portugués cuyo propósito era desatar una nueva tángana.









    Esa actitud cobarde y violenta, que quizás se considere honorable en Portugal, también fue festejada en Madrid, tanto en el Club como en diversos medios de prensa, como quedó demostrado con la exposición de una inmensa pancarta en las gradas, que enaltecía la acción de Mourinho. Que lo hiciera en fecha previa a un partido  preparación del siguiente enfrentamiento con el mismo Barça, ratifica los deseos del Club merengue de generar conflictos. La Directiva del Barça se limitó a exigir la retirada inmediata de la pancarta con la advertencia de suspender el partido.


    Es lamentable que algunos programa deportivos de la televisión hayan festejado estas actitudes para promover la violencia.
    En Puntopelota-TV llegaron al extremo de enaltecer la actitud de Marcelo contra Fábregas y de Pepe contra Messi y Casquero. Un comentarista "deportivo" presentó en ese mismo canal la pancarta que que señalaba: "MOU, tu dedo nos señala el camino". La reacción de los comentaristas en el plató solamente podría ser catalogada de asquerosamente complaciente.  


    Aclaramos que la violencia que Mourinho y el Real Madrid han estado ejerciendo en el fútbol, se extendía hasta algunos de los propios jugadores y también más allá de los estadios. Abarcaba a las autoridades y árbitros, a quienes insultaba, amenazaba y difamaba sin cortapisas ni medida, siempre con la complaciente cooperación de las autoridades del Club, cuyas alabanzas sin límite al estrafalario entrenador influyeron para idealizar su actitud. 
    Mourinho, actualmente al frente del Chelsea, continúa desplegando su actitud grosera característica y violenta hacia otros equipos, entrenadores y deportistas de la Liga Premier. Allí sigue difamando de los árbitros y amenazando a sus colegas, igual que hacía cuando dirigía al Real Madrid. Al mismo tiempo, como era de esperar, ese Club también se ha convertido en su víctima, motivo de sus críticas burlonas y despectivas hacia el Club, jugadores y Directivos, de quienes no se podría hablar peor.

    La muerte ya ha llegado al fútbol de España. La prensa deportiva de Madrid debe sentirse satisfecha y su audiencia avergonzada ¿Cuándo podemos esperar más muertes?

    domingo, 12 de octubre de 2014

    BARÇA JUGARÍA EN LA LIGA FRANCESA





    Días atrás, en la Sexta TV, un programa pseudo-cómico llmado El Chiringuito, empleó más de una hora insultando a dos jugadores del BARÇA y "decidiendo" si permitirían que ese equipo, una vez  Cataluña ahya consumado su independencia, continuase compitiendo en la Liga Española. Como seguidor histórico del BARÇA, más que sentirme ofendido, fui presa de la risa y desparramé la cerveza que estaba disfrutando sobre la alfombra.



    Tales demostraciones de estupidez en boca colectiva del periodismo madrileño, solamente obedece a la actitud histórica que ha llevado a España, un gran imperio desde el Siglo XVI, a convertirse en un país de segunda, gobernada por ladrones y habitada por imbéciles serviles. A diferencia de las relaciones más o menos amistosas de los pueblos que fueron colonias de Inglaterra, los habitantes de Latinoamérica siguen guardando memoria de los crímenes y atrocidades sufridas a manos de los españoles, actitud típica de superioridad criminal que solamente sirvió para robar y sembrar odio irreconciliable similar al que El Chiringuito esparce desde la Sexta TV.


    Viéndolo en su evidente dimensión, aquellos que participaban en El Chiringuito de aquella noche son los dignos exponentes de esa sub-raza humana conocida como "periodistas merengues", integrantes de la gentuza que ha llevado su país a la ruina deportiva y moral, una ruina temporalmente salvada por los deportistas catalanes sin los cuales, bien sabido es, España no aparecería en los encabezados de prensa.



    Con referencia a la relación del BARÇA con la Liga Española, deberíamos entender que los Directivos del BARÇA no serán quienes puedan iniciar la solicitud de inscripción en esa Liga. Este es un privilegio exclusivo de los socios que será votado en la Asamblea de Compromisarios y que posteriormente se ejercerá por mandato a la Junta Directiva. Nuestro club, como el país en su conjunto, es eminentemente democrático y su Asamblea la que representa el poder de sus socios. 

    Por otra parte, encuestas esporádicas conducidas con sigilo hacen pensar que los culés, igual que la gran mayoría de los catalanes, no queremos relaciones futuras sometidas a España, ya sean políticas, económicas y mucho menos deportivas. Al mismo tiempo, algunos factores de la Liga Francesa, anticipándose a la posible independencia de Cataluña, ya han iniciado contactos para ofrecerle un puesto relevante en su Liga a los equipos catalanes, posibilidad evidentemente atractiva más por razones sociales y de sociabilidad, que deportivas. La posición de clubes como el R.C.D. Español y el Tarragona, por ejemplo, no tendría por que coincidir con el Barça y podrían inscribirse en ligas española o italiana.





    Haría bien la Liga Española en empezar a comprender que, a partir de nuestra independencia, se verá obligada a funcionar y financiarse sin el mejor club de fútbol del mundo, el equipo que llena estadios y sube los precios por retransmisiones de la TV nacional e internacional. Y es que independientemente de la historia deportiva del siglo pasado, evidentemente favorable al R.Madrid, el Club BARÇA es la escuela del fútbol moderno, cuna de grandes deportistas y modelo de juego limpio. Pero también es el equipo más vilipendiado en España, el más perseguido por sus autoridades, cuyos jugadores son hostigados por su estilo de juego y forma de pensar. Y esa actitud mediocre no seguirá siendo tolerada por el Club una vez que cese nuestra obligación de jugar bajo las leyes, caprichos y bandera de España.